Proponen una nueva postura para ir al baño

2016-04-05 22:06:50
Visto:
Fuente: La Nación

"El mundo ha vivido equivocado", tituló Roberto Fontanarrosa a uno de sus cuentos más célebres. Y si bien suena un poco exagerado acusar al mundo entero de una equivocación, lo cierto es que en el último tiempo varias voces se alzaron para decir que estamos defecando de la manera errada. Al parecer el inodoro -que, tal como lo conocemos, tiene menos de 200 años- sería uno de los responsables de numerosas dolencias modernas y es por eso que debemos cambiar la manera en que vamos al baño.

"Como Buenos Aires, el inodoro moderno tuvo no una sino dos fundaciones. La primera en 1596, cuando al poeta inglés John Harrington, ahijado de la reina Elizabeth I, ideó el inodoro de agua corriente (o flush toilet). Fue una invención genial: luego de semanas de largas cavilaciones, el escritor diseñó una especie de trono privado con su propio sistema de evacuación con agua, que venía a desterrar los orinales que solían esconderse debajo de las camas. Sin embargo, su invento fue tan revolucionario que surgió en la época equivocada. Para funcionar necesitaba todo un sistema de drenaje aún inexistente para el siglo XVI. Así que hubo que esperar a 1775 para que Alexander Cummings recibiera la primera patente por un invento que hoy usamos a diario y que pensamos que siempre estuvo ahí. Pero no", le explicó a LA NACION Federico Kukso, co-autor del libro El baño no fue siempre así.

Según varios especialistas, el problema es que cuando no sentamos en los inodoros actuales, nuestro recto no se afloja totalmente, sino que se requiere esfuerzo extra para evacuar. Para muchos, en esta postura forzada reside la causa de muchas dolencias, como el estreñimiento o las hemorroides. Los más aventurados, incluso, aseguran que esto también podría explicar la apendicitis o algunas disfunciones eréctiles, porque la hinchazón de ciertos vasos próximos al recto provoca problemas en nervios contiguos que intervienen en la erección.

Al parecer no son simples hipótesis: existe evidencia que apoya estas ideas. La experiencia fue documentada en detalle en el trabajo científico "Lower Urinary Tract Symptoms" de 2010, en el que científicos japoneses registraron con rayos X a un grupo de personas que defecaban sentados y a otro, que lo hacía en cuclillas. Estos últimos mostraron una evacuación más rápida y relajada que el segundo. El científico israelí Dov Sikirov, por su parte, confirmó los resultados con un estudio en el que los sujetos que adoptaron una posición más natural redujeron el tiempo de evacuación a un tercio.

Uno de los fundadores de la gastroenterología moderna, el médico estadounidense Henry L Bockus, escribió en su manual sobre el tema que "la postura ideal para defecar es en cuclillas, llevando los muslos flexionados sobre el abdomen". Esta posición aumenta la presión intra-abdominal, favoreciendo la expulsión. De hecho, las letrinas no desaparecieron del planeta: no sólo aún están presentes en algunas viviendas de nuestro país, sino que en regiones orientales siguen siendo muy populares. "En el sudeste asiático aún hoy la costumbre de acuclillarse es la más común para defecar. De ahí que en los baños de muchas aerolíneas tengan carteles para no acuclillarse por encima del inodoro", puntualizó Kukso.

Si el diagnóstico es correcto, ¿cuál podría ser la solución? Es peligroso ponerse en cuclillas sobre el inodoro y la idea de instalar letrinas en nuestros baños es poco atractiva. Existen, sin embargo, numerosos emprendimientos en todo el mundo con soluciones ingeniosas para lograr que estemos con una mejor posición por encima de la taza en nuestro inodoro.



En nuestro país, por ejemplo, está Cucli, un "banquito sanitario" que se coloca junto al inodoro y reacomoda nuestra postura. Su creador es Sergio Bertagni, un licenciado en Artes Musicales y docente que comenzó a investigar sobre alimentación y hábitos a raíz de un problema de salud. Así, se conectó en Córdoba con el movimiento que rescata la posición de ir al baño en cuclillas y lo adoptó. "Cuando conocí los fundamentos de estas ideas en un curso, me convencí. La postura es la misma que usaban en los pueblos originarios a la hora de las reuniones con los ancianos, es una posición que deja la columna vertebral totalmente derecha y que relaja por completo el recto. Y como no había banquitos de este estilo en el país, tuve que crear el mío. Me dio tan buenos resultados que pronto lo comenzó a usar mi familia, la familia de mi novia y mis amigos. En un curso para emprendedores en el INTI me animaron a que haga un diseño industrial, que lo patente y que comience a venderlo", le contó a LA NACION.

No es el único: en el mundo hay alternativas similares, como Squatty Potty, EasyGopro o Step And Go, todos con una propuesta similar: un sencillo banquito que eleva los pies y mejora la postura de las piernas y la espalda al momento de sentarse en el inodoro.