La Perspectiva del Sacro: ¡Adiós Jaguares! La fidelidad es de equipos grandes.

2017-05-08 21:00:34
Visto:
Fuente: AGENCIA RED113

Morelia, Mich.- Lunes 8 de mayo de 2017.- La Real Academia de la Lengua Española define la palabra “mediocre” como un adjetivo que indica calidad media, poco mérito. Algo que podemos señalar de malhecho. Un bodrio quizá.

Las camisetas de fútbol de Los Jaguares de Chiapas o Chiapas Jaguar, como usted guste llamarle amable lector, son sinónimo del juego y la historia decadentes que han tenido este equipo del sur de nuestro país.

Chiapas Jaguar (su nombre oficial actual) aparece en el mapa futbolístico mexicano en 2002. En aquel año, la camiseta inicial marcaba el augurio del club: hacer mal las cosas.

Era un jersey con un color base en naranja, mientras se emulaban en los costados las manchas negras típicas de los felinos. Hasta ahí bien, pero la publicidad exagerada tanto en el frente como en la espalda (aunque sabemos que el dinero es uno de los motores básicos de este deporte) disminuyó la calidad estética.

La camiseta simplemente era como si uno mirara desde fuera hacia el fondo de una tienda de abarrotes. Esta tendencia continuó en el resto de los jerseys utilizados hasta ahora, a excepción de unos cuantos modelos.

En 2003 trataron de simular nuevamente las manchas de los jaguares, pero en toda la camiseta, con tan sólo unos detalles en color verde tanto en las mangas como en el cuello y nuevamente con la exagerada publicidad.

Fue un uniforme digno de pasar al olvido, tanto como esa temporada, ya que estuvieron a punto de descender, de no haber sido por los malos resultados de Colibríes de Morelos (equipo que apenas existió durante poco menos de dos años).

Para el Clausura 2004 hubo mejoría, en la indumentaria y en el campo de juego. 17 partidos sin derrota. El tristemente célebre Salvador Cabañas marcó 15 goles, quedándose a un sólo tanto del liderato de goleo en aquella temporada. La camiseta eliminó las manchas de jaguar dejando sólo la vasta publicidad en todas las zonas posibles con el fondo naranja.

El resto de las temporadas hasta 2010 pasaron sin pena ni gloria. Incluso no calificaron durante tres torneos consecutivos a Liguilla. Por otro lado, es en esta etapa cuando utilizan las que consideramos son las mejores camisetas que ha vestido el equipo

La marca mexicana Atletica confeccionó camisetas que bajo un naranja tenue mostraban publicidad, sí, pero matizada, bien colocada y dando armonía entre los colores de las marcas y los propios del club.

Queremos señalar que los jerseys anteriores a este período, son para el gusto de los expertos los más feos que ha tenido el equipo, diseñados por la marca Garcís (fundada en 1961).

En 2010 el conjunto cambió de dueños y con ello también de escudo. Se mantuvo el color naranja base, pero se le quitó el verde. Se le añadió el negro a la indumentaria de visitante y a la camiseta de local.

Hablando de fútbol creemos que es fundamental respetar la historia, los orígenes, los colores y el escudo de los equipos. A Jaguares le quitaron un poco de todo eso. Bueno, el escudo se lo arrebataron por completo.

Si bien es cierto que se trata de una escuadra joven en el balompié mexicano, pensamos que mantener los símbolos es necesario porque permiten conservar aficionados y que éstos inciten a otros a serlo.

Lo anterior a la par de ganar títulos, nacer y crecer en la ciudad del equipo. Simple y sencillamente es fidelidad. Y la fidelidad es algo que Jaguares o mejor dicho, quienes lo han manejado, no conocen.

Para 2013 Jaguares cambió otra vez de administradores. La franquicia fue llevada a Querétaro, pero a su vez, el equipo de San Luis se trasladó a Chiapas.

En fin, como resultado de un auténtico quilombo el fútbol no se fue del estado sureño. El escudo dejó de ser aquel triángulo invertido partido por la mitad en negro y naranja con un jaguar prehispánico rematando la parte superior y central del mismo.

Hoy se trata de un escudo que lleva como fondo el verde a dos tonos con líneas diagonales que se encuentran en el centro, como flechas hacia abajo (¿Señal acaso de la decadencia del club?) enarbolando un jaguar diseñado al más puro estilo de los cómics con un balón de fútbol en la zona central baja.

Así, los uniformes de Los Jaguares volvieron a la fealdad como tendencia. Se pasó del verde piñón al verde militar una y otra vez, con ropas de visita que iban desde el color blanco hasta el púrpura y al gris, reapareciendo las manchas del jaguar. Y por si fuera poco, también se modificó el nombre: Chiapas Jaguar.

Retomando nuestra idea de la fidelidad, si bien es cierto que la innovación es parte fundamental de la vida, también es necesario mantener la esencia.

Ser fieles a una ideología que nos permita cambiar para bien, para adecuarnos a los retos del día a día y seguir siendo quienes somos y hemos sido.

El equipo chiapaneco en su corta historia no ha mostrado más que inconsistencia y poca salubridad estética en sus camisetas, exponiendo incluso en el pecho (en recientes fechas) frases ecologistas al más puro estilo del slogan político en lugar de la publicidad usual. Un barroquismo mal llevado.

Este sábado Chiapas Jaguar perdió la categoría en la Primera División del fútbol mexicano. Señal clara de que de que no han tenido la constancia necesaria, como decíamos, para ir construir historia, apego a la ciudad, a su estado y a la afición.

Una afición que si bien no es numerosa en la República, en su demarcación geográfica es reconocible, aparece y exige.

En fin, quizá sea un proyecto mal administrado. Lo cierto es que a nuestro parecer la mayor falta de fidelidad que hay en la escuadra es de quienes tienen el poder sobre la misma.

Aspirar a ser un equipo grande requiere títulos, sí. Pero a su vez necesita de colores reconocibles, tradicionales, una camiseta que cambie poco, hacerla histórica y de un escudo que se vaya enraizando en la memoria de las colectividades.