Buscan con iniciativa que agentes de transito no quiten documentos a ciudadanos

2017-06-19 00:07:29
Visto:
Fuente: AMERICA JUAREZ NAVARRO

Morelia, Mich., Al considerar que la Ley de Tránsito y Vialidad de Michoacán, sus reglamentos y autoridades, consienten que los agentes de tránsito retengan la licencia de conducir, la tarjeta de circulación, las placas del vehículo, los hologramas, calcomanías y hasta el retiro y aseguramiento del mismo, como una garantía de pago de multas por infracciones de tránsito, aunque es una violación a derechos fundamentales, el diputado del PRI, Sergio Ochoa presentó una iniciativa de Ley que busca revertir estas acciones.
En su iniciativa que busca modificar diversos artículos de la Ley de Tránsito y Vialidad del Estado argumentó que es del dominio público que la retención de documentos personales y del vehículo como garantía de pago, únicamente ha sido aprovechada por elementos de policía desleales, para extorsionar a los conductores de vehículos y fomentar la corrupción en nuestro Estado, por lo cual, insisto en que resulta indispensable que se erradiquen esas formas de cobro.
Agregó que con esta iniciativa no se pretende eximir al ciudadano del pago de las multas generadas en caso de trasgredir los reglamentos de tránsito correspondientes, sin embargo, considera se deben buscar alternativas distintas y más eficientes para el cobro de las mismas, más allá de la retención de la matricula vehicular que fue diseñada exprofeso como un medio de identificación del vehículo.
Mencionó que es la propia autoridad quien la retira de la unidad, permitiendo como consecuencia que haya un sin número de carros circulando sin placa, en ocasiones durante largos periodos de tiempo, amparados en una simple boleta de infracción, no obstante que la propia Ley de Tránsito y Vialidad del establece que sean las licencias o permisos para conducir, así como de placas, tarjetas de circulación, hologramas, o cualquier documento de identificación vehicular que sirva para acreditar la existencia del registro y control de los vehículos del Estado.
Demandó que los reglamentos deben estar tendientes a evitar despojar a los conductores de su vehículo automotor y de sus documentos personales, con excepción de los casos de flagrancia delictiva o que se ponga en riesgo a la sociedad por conducir bajo el influjo indebido de drogas y bebidas alcohólicas o cuando no se acredite la propiedad o la legal procedencia del mismo, pues en tales supuestos, debe prevalecer el interés colectivo sobre el particular.